PROPUESTAS PLAN DE FOMENTO 2019

ASOCIACIONES DE DIRECTORES

El Colectivo de Cineastas está conformado por realizadores, productores y técnicos que vienen haciendo cine de manera independiente, muchas veces siendo productores y directores, realizando las películas sobre la base de un gran esfuerzo y dependiendo de un aporte colectivo y desinteresado de otros realizadores. Nuestro grupo produjo alrededor de 80 películas realizadas en los últimos 5 años. Pero hoy en día, a raíz del plan de fomento vigente, nos vemos excluidos de la posibilidad de realizar nuevos proyectos por motivos de financiación, de requisitos de ingreso y de costos.

A partir de nuestras experiencias concretas, proponemos un nuevo modelo de fomento, distribución y exhibición que a nuestro criterio podría potenciar el trabajo de todos los que contribuimos al notable desarrollo que ha experimentado nuestro cine en las últimas décadas. Las siguientes propuestas son por tanto extensivas a los diversos actores del sector audiovisual, para su análisis y consideración:


 

PARA FORTALECER EL CINE ARGENTINO

 

Creemos que el cine es un hecho cultural y social que para poder expresarse con libertad y mantener su independencia del mercado necesita el apoyo del Estado y para garantizar su independencia del mismo, que esos fondos sean otorgados de manera transparente, democrática y federal.

El avance de la tecnología y la multiplicación de escuelas, universidades y estudiantes de cine en todo el país son un factor alentador para sostener una política audiovisual activa. Saludamos el crecimiento en la producción vivido en los últimos años, la incorporación de una nueva camada de realizadores y la consolidación de todo un sector de cineastas que producen sus propias películas.

Sin embargo, creemos que las medidas que la gestión del INCAA viene tomando y el plan de fomento actual atentan contra un importante sector de cineastas independientes que se ven excluidos del acceso al fomento. Las trabas en el sistema de créditos y subsidios y los antecedentes requeridos dificultan producir sin la capacidad financiera que sólo tienen las medianas y grandes productoras que se sostienen realizando varias películas al mismo tiempo. Esto somete a los realizadores a negociaciones donde terminan resignando grandes porcentajes de la propiedad de la obra o a encarar (si tiene los antecedentes para hacerlo) su propia producción con muchas dificultades y limitaciones presupuestarias que tienen sus consecuencias en la película. Por eso consideramos necesario crear una línea de fomento con mínimos antecedentes requeridos al director/productor y con un subsidio que se cobre por etapas de producción, eliminando la necesidad del crédito, como ya ocurre en la vía digital documental donde la heterogeneidad de miradas repercutió en el reconocimiento nacional e internacional de varios de estos films.

Por otra parte, el avance de la tecnología y del lenguaje cinematográfico posibilitaron la emergencia de nuevas formas en los diseños de producción, que completan un arco de diversidad a las producciones de ficción y documental que ya se vienen realizando, ampliando y profundizando el valor simbólico de nuestro cine. Hay películas que hoy se realizan con equipos reducidos y guiones tentativos. Una gran parte de estas producciones quedan totalmente fuera del sistema de subsidios del INCAA y deben financiarse con un esfuerzo enorme de los equipos de realización y/o con fondos de fomento del exterior. Creemos necesario crear también una nueva línea de fomento que dé lugar a este tipo de ficciones que vienen cosechando importantes premios en festivales y son un gran aporte a nuestro cine.

En ese sentido presentamos una propuesta integral que contempla tres vías de fomento (una ya existente y dos a crearse), más un conjunto de propuestas hacia la exhibición y distribución.

Las tres Vías de Fomento son:

1. La Vía Digital Documental

2. La Vía de Fomento para Producciones Independientes

3. La Vía de Fomento Digital de Ficción.

1. VÍA DE FOMENTO DIGITAL DE DOCUMENTAL

(Resolución 1477-E/2017 y sus actualizaciones)

En 2007, el movimiento de documentalistas produjo un giro histórico en la cinematografía nacional. Ese año, luego de una importante lucha, se implementó la llamada vía digital documental, una forma de acceder al fomento del INCAA que no requiere antecedentes, de bajo presupuesto y que permite el acceso sin contar con una empresa o un productor asociado, ya que otorga el subsidio en cuotas por etapas de producción de la película evitando así entrar en un sistema de créditos o de financiamiento privado. Por primera vez se abría un hueco para muchos realizadores que ya venían produciendo sin apoyo estatal, y también, para la incorporación de nuevos directores que no contaban con vías de acceso al fomento de ventanilla continua. En estos más de diez años se realizaron más de 700 películas que fueron subsidiadas a partir del trabajo de comités de evaluación independientes, elegidos por las asociaciones de cine y con conocimiento específico sobre la actividad documental en todas sus formas.

Muchos de los realizadores y realizadoras que hicieron su primera película por esta vía pasaron luego a otras vías de fomento de mayor presupuesto o hicieron también películas de ficción. El fomento cinematográfico dejó así de ser un coto cerrado para pocos productores e incipientemente comenzó a abrirse a toda una nueva camada de cineastas que cosechó el reconocimiento en Festivales, Muestras y especialmente entre los protagonistas y los sectores sociales y culturales retratados en sus trabajos. Múltiples temáticas y miradas se han plasmado en estas obras.

Las producciones de cine documental llevadas adelante por esta vía de fomento constituyen el 50% de la producción audiovisual anual a nivel nacional y se realiza con tan solo el 8% del Fondo de Fomento del INCAA.

La vía digital documental tiene tres modalidades que permiten el apoyo del Instituto de Cine en diferentes etapas de la producción de una película. Estas tres modalidades son la de desarrollo (en la reunión de Presupuesto del 23/08/2018 pasado se solicitó el aumento del subsidio a $100.000.-, como consta en el Acta de la última Asamblea Ordinaria del Consejo Asesor), la de producción (el monto de subsidio a otorgar atado al 8% del costo medio de película nacional) y la de postproducción. De esta manera, se da la posibilidad de llevar adelante diferentes diseños en la producción de las películas documentales cuidando los tiempos necesarios para profundizar sus propuestas y búsquedas.

 

Es por ello que mantener la actual Vía Digital de Documental según la Resolución 1477-E/2017 y sus actualizaciones permite la especificidad de todo un amplio sector del cine independiente argentino que encuentra en el documental una forma de adentrarse en las realidades para poner en escena conflictos político, sociales, culturales que constituyen la diversidad de miradas y de historias de nuestro cine a lo largo y ancho de todo nuestro territorio.

 

2. VÍA DE FOMENTO PARA PRODUCCIONES INDEPENDIENTES

 

Presentamos esta propuesta de creación de una vía de SUBSIDIO PARA PRODUCCIONES INDEPENDIENTES, tanto de ficción como de documental, como herramienta para que nuestro sector pueda volver a acceder al fomento y la promoción de la industria.

Considerando que el plan de fomento vigente contempla la producción de 44 películas a través de los concursos de PELÍCULAS POR CONVOCATORIA y SEGUNDAS PELÍCULAS. Que el monto destinado a dichos concursos representa alrededor de $250.000.000 anuales. Teniendo en cuenta que el acceso y montos otorgados por dichos concursos, son ampliamente restrictivos para el sector. Entendiendo que una industria no puede depender de premios sino de fomento real y conociendo la poca convocatoria que obtuvieron dichos concursos en los primeros llamados, 3 en el primero y 9 en el segundo, proponemos se considere la utilización de dicho presupuesto en una vía de fomento con menores restricciones de ingreso, mayor ayuda financiera, esencialmente federal y otorgada por un comité conformado por pares que puedan hacer un juicio objetivo y cercano.

Por otro lado, nuestro planteo se basa, a partir de nuestra experiencia, en la captación de audiencias diversas. Las mismas no sólo están en las salas de cine comercial, sino en festivales, en circuitos alternativos de proyección, en programas de captación de audiencias y en nuevas vías de difusión como las plataformas OTT o de video on demand. Por esto es que la vía resigna el otorgamiento del SUBSIDIO POR EXHIBICIÓN EN SALAS. Creemos que el dinero que otorga el instituto como premio por entrada de cine vendida podría ser utilizado para fomentar nuevas producciones y desarticular de esta manera posibles especulaciones financieras en torno a las convocatorias de espectadores en salas.

 

¿Qué es la VÍA DE PRODUCCIONES INDEPENDIENTES?

 

  • Una vía de ventanilla continua, con un sistema de acreditación de Antecedentes mínimos requeridos para el acceso al subsidio, que contempla diferentes formas de producción, presencia en festivales y mercados, vías alternativas de exhibición y relevancia temática. Los proyectos deberán realizar un coloquio obligatorio ante el comité de selección.

  • Con Sistema de cobro del subsidio según etapas de rodaje (con una pre aprobación del 70% del presupuesto liquidado en dos etapas: 40% para la pre y 30% para el rodaje; luego quedaría un 25% de Fin de rodaje y 5% Copia A). Pudiendo solicitar el 100% de la masa salarial con las firmas de contratos en el sindicato en cualquier momento de la producción.

  • Un Monto máximo a otorgar del 60% del costo medio de película nacional para ficciones, del 28% para documentales y del 70% para animaciones.

  • Comités de evaluación documental con representantes de las asociaciones de directores y comités de evaluación de ficción y animación con representantes de las asociaciones de directores/productores idóneos y cercanos a este tipo de producciones (ver punto específico).

  • Plazo de entrega para la copia A de 24 meses en el caso de la ficción; 36 meses para documental y 48 meses para animación. Se puede solicitar 12 meses de prórroga en caso de ficción y 18 meses de prórroga en caso de documental y animación.

  • Para renunciar a márgenes de ganancia no acordes a las estructuras independientes la vía resigna el otorgamiento del SUBSIDIO POR EXHIBICIÓN EN SALAS, priorizando la realización de nuevas películas.

  • Apoyo a lanzamiento a elección del productor, de un máximo del 15% del costo Medio de una Película Nacional a cubrir exclusivamente por cantidad de espectadores. Es decir, se recupera la inversión de lanzamiento en relación a la cantidad de espectadores que contabilice la película. De esta manera aseguraríamos que este cine no se invisibilice y garantizaríamos que la obra cinematográfica sea apreciada en su máximo potencial.

  • Antecedentes para la presentación de proyectos

    • Productor

      • De mínima: 2 películas nacionales estrenadas comercialmente. (Si el proyecto es DOCUMENTAL se admitirá como antecedente mínimo 2 vías digitales.)

      • O 1 película nacional estrenada comercialmente más 2 de las siguientes opciones:

        • Película de largometraje estrenadas en sala (contabilizan las vías digitales)

        • Película de largometraje estrenada en TV.

        • Participación en competencia Oficial en Festivales (lista ampliada de festivales). Presentar carta de invitación.

        • 1 Cortometraje con financiación probada (Historias Breves, Fondo Nacional de las Artes, Mecenazgo, Fondos Internacionales, etc.) y estrenado comercialmente. Presentar resolución de ayuda financiera y acreditar el estreno comercial en salas, televisión o en plataformas del INCAA (CinearTV o CinearPlay).

        • 1 Serie de televisión con financiación probada (Concursos Series de TV INCAA, Fondos nacionales, etc.). Presentar resolución de ayuda financiera y acreditar el estreno comercial.

      • De máxima: 8 películas nacionales estrenadas

        • No se contemplará el máximo en caso que el productor acredite su participación con tres o más películas en mercados y/o festivales internacionales. Presentar carta de invitación o aval de mercados.

        • No contabilizan las películas de las vías digitales.

    • Director

      • De mínima: 2 películas (con o sin subsidio del INCAA) estrenadas comercialmente. Contabilizan las vías digitales.

      • O 1 película estrenada comercialmente + la acreditación de 2 de los siguientes ítems:

        • 1 Participación en competencia en Festivales (se adjunta lista ampliada de festivales). Presentar carta de invitación.

        • 1 Cortometraje estrenado comercialmente. Acreditar el estreno comercial en salas, televisión o en plataformas del INCAA (CinearTV o CinearPlay).

        • 1 Serie de televisión estrenada comercialmente.  Acreditar el estreno comercial en televisión o en plataformas del INCAA (CinearTV o CinearPlay).

        • 3 declaraciones de interés o aval de fundaciones de derechos humanos, ambientales, derechos del niño, etc. de la película, corto o serie de televisión estrenada comercialmente. Estos avales pueden acreditar temáticas puntuales como niñez, derechos humanos, igualdad de género, así como también vías alternativas de exhibición, cine en barrios, cine móvil, etc. Presentar aval o carta de interés.

        • Que la película estrenada comercialmente haya alcanzado los 5.000 espectadores. Presentar informe de taquilla.

        • Que la película estrenada comercialmente haya alcanzado la suma de 100.000 espectadores en plataformas online video (YouTube, CineAr Play, QubitTV, Flow, etc.) Presentar información de visionados oficial de cada plataforma.

        • Que la película estrenada comercialmente haya participado de programas del INCAA como el Cine va a las Escuelas o el Cine va a las cárceles. Presentar invitación del INCAA.

      • De máxima: Sin restricciones

  • Comités de Selección

  • Documental

    • Se mantendrá el actual funcionamiento del COMITÉ DE EVALUACIÓN DE PROYECTOS DOCUMENTALES que también seleccionará proyectos documentales de la VÍA DE FOMENTO PARA PRODUCCIONES INDEPENDIENTES.

  • Ficción/Animación

    • Se creará un COMITÉ DE EVALUACIÓN DE PROYECTOS DE FICCIÓN Y ANIMACIÓN DE PRODUCCIÓN INDEPENDIENTE Y DIGITAL compuesto por directores/productores propuestos por las asociaciones. Con menores requisitos de ingreso. Que sean idóneos y cercanos a los tipos de proyectos y formas de producción que evalúen. Seleccionarán proyectos de la VÍA DE FOMENTO PARA PRODUCCIONES INDEPENDIENTES y de la VÍA DIGITAL DE FICCIÓN. Los requisitos para formar parte de estos comités serán para directores y productores un mínimo de dos largometrajes estrenados y un máximo de cincos.

3. VÍA DE FOMENTO DIGITAL DE FICCIÓN

 

La gran democratización de medios de producción audiovisuales, resultado de algunos de los adelantos tecnológicos desarrollados durante los últimos 15 años hicieron posible que una nueva generación de cineastas, de diversos estratos sociales, consiga producir al margen de cualquier fomento público.

El cine que hacen no es un modelo a escala reducida del cine industrial, sino una verdadera alternativa epistemológica donde las ideas y la forma surgen del trabajo con los materiales, por fuera de una lógica lineal de escritura, rodaje y montaje.

Muchos de estos cineastas ya tienen una trayectoria y sus películas representan a la Argentina en festivales, galerías, museos, universidades y mercados de todo el mundo. También tienen una amplia difusión en salas de cine y espacios alternativos de exhibición.  Sin embargo, estas películas no suelen encontrar representación en el fomento cinematográfico y cuando lo hacen se terminan realizando de maneras ajenas a su naturaleza: producciones medianas con cronogramas cortos, organizadas por semana y sin ningún tipo de margen para el ensayo de ideas, la experimentación, o incluso simples contratiempos de producción. Por eso, muchos cineastas prefieren evitar el fomento del INCAA y seguir produciendo en forma independiente, endeudándose y precarizando el trabajo de sus colaboradores.

Al mismo tiempo, es necesario advertir también la existencia e importancia de un cine y video argentinos volcados a la experimentación audiovisual y al arte cinematográfico. Este espacio amplio y plural crece sostenidamente desde hace varios años, pero lamentablemente lo hace al margen de la ayuda de organismos de fomento estatales como lo es el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), entidad cuyo mismo nombre incluye –y debería fomentar- a las artes audiovisuales como lo son el cine y el video experimentales. La falta de reconocimiento y de fomento a este tipo de producciones repercute negativamente en el trabajo de los realizadores experimentales, que deben financiarse con sus propios medios económicos o una interminable búsqueda de fondos en el exterior.

Sin embargo, la producción audiovisual experimental argentina posee un alto reconocimiento a nivel mundial, con proyecciones, premios, becas, retrospectivas, homenajes, restauraciones y otros reconocimientos en diversos museos, galerías, universidades y festivales internacionales.

Por todos estos motivos creemos que es necesaria la apertura de una Vía Digital de Ficción en el fomento del INCAA. Tomando como modelo el antecedente de la Vía Digital Documental, verdadera excepción dentro del Plan de Fomento, que permitió el ingreso al mismo de toda una generación de cineastas, diseñamos la vía Digital de Ficción.

La vía Digital de Ficción es una vía de cine contemporáneo diseñada para equipos reducidos, manteniendo las escalas salariales de los respectivos sindicatos, pero con la posibilidad de planes de rodaje más extensos e intermitentes.

Esta vía va permitir incluir el trabajo que se realiza actualmente en el cine independiente por fuera del INCAA, posibilitando a cineastas excluidos y a jóvenes estudiantes el ingreso al fomento. Pero, sobre todo, diversificar la forma en que se produce cine en la Argentina, creando una alternativa de fomento cultural para el cine más experimental dentro del INCAA, un cine que va a formar audiencias, recorrer el mundo y componer el acervo cultural argentino del futuro.

 

¿Qué es la VÍA DE DIGITAL DE FICCIÓN?

 

  • Una vía de ventanilla continua, SIN antecedentes mínimos requeridos para el acceso al subsidio. Los proyectos deberán realizar un coloquio obligatorio ante el comité de selección.

  • Con Sistema de cobro del subsidio según etapas de rodaje.  En CUATRO (4) cuotas distribuidas de acuerdo al siguiente detalle: 1°) el VEINTE POR CIENTO (20%) en la preproducción; 2°) el CUARENTA POR CIENTO (40%) al inicio del rodaje; 3°) el TREINTA POR CIENTO (30%) al inicio de la postproducción; con la respectiva acreditación de Fin de Rodaje; 4°) el DIEZ POR CIENTO (10%) al entregarse la copia A.

  • Un Monto máximo a otorgar del 21% del costo medio de película nacional.

  • Modalidades de Desarrollo de proyecto (1% del costo medio de película nacional, que será descontado de realizarse la producción del proyecto) y Post-producción (3% del costo medio de película nacional)

  • Comités de evaluación a cargo del COMITÉ DE EVALUACIÓN DE PROYECTOS DE FICCIÓN Y ANIMACIÓN DE PRODUCCIÓN INDEPENDIENTE Y DIGITAL con coloquio obligatorio.

  • Plazo de entrega para la copia A de 24 meses, con extensión automática de 12 meses más.

  • Para renunciar a márgenes de ganancia no acordes a las estructuras independientes la vía resigna el otorgamiento del SUBSIDIO POR EXHIBICIÓN EN SALAS, priorizando la realización de nuevas películas.

  • Antecedentes para la presentación de proyectos No requiere antecedentes previos ni de Productor ni de Director.

 

UNA POLÍTICA DE EXHIBICIÓN QUE IMPULSE DEFINITIVAMENTE AL CINE ARGENTINO

 

Hay un acuerdo unánime de que en la Argentina hay un problema con la exhibición. Este diagnóstico se sostiene en las cifras que, si bien dan cuenta de un nivel de producción aceptable, muestran un déficit en cómo nuestras películas llegan al público. Mientras la cantidad de espectadores sube considerablemente (en 2015 hubo 52.192.295 espectadores marcando un nuevo récord de entradas vendidas) la concentración del mercado se acentuó notablemente. Esto es preocupante por varios motivos.

En primer lugar el cine antes de ser un mercado es un bien cultural que construye identidades, refleja nuestra realidad, afianza los vínculos de pertenencia y es parte de nuestro acervo histórico. En segundo lugar, la concentración atenta contra la pluralidad y diversidad de miradas. Pocas películas copan el mercado y desalientan formas variadas de ver el mundo. En tercer lugar, la mayoría de nuestro cine se hace con apoyo del Estado, ya que ni siquiera la llamada industria puede sustentarse por sí misma en las actuales condiciones de producción. Sin embargo, el Estado abandona la película cuando finaliza su producción, atentando contra el esfuerzo que él mismo realiza para sostener el cine argentino como patrimonio cultural.

El ejemplo del cine Gaumont, que depende del INCAA, demuestra que cuando el Estado se da una política activa de gestionar una sala adecuada a precios populares, el público responde masivamente. A nivel televisivo lo mismo sucede con la exitosa experiencia de INCAA TV (ahora CINEAR TV), un canal de alto nivel de conocimiento que permite a los espectadores de todo el país encontrarse con el presente y pasado del cine argentino.

En ese sentido consideramos que las políticas estatales hoy existentes son escasas. Los datos oficiales muestran una presencia, aproximada, del 15% de cine nacional en las pantallas, con el agravante de que ese porcentaje tiene, a su vez, una enorme concentración. La actual cuota de pantalla (una película nacional por semana por pantalla por zona por trimestre calendario) es insuficiente y además no es respetada.

 

Ninguna cinematografía nacional puede subsistir en el contexto concentrado de un mercado globalizado: presupuestos millonarios, enormes campañas de publicidad y cientos de copias con el respaldo de productoras gigantes, contra producciones locales sin un apoyo significativo al lanzamiento. Los grandes distribuidores y exhibidores, que concentran la mayor parte de la recaudación, responden a compromisos con corporaciones internacionales. Por lógica, si el Estado no interviene, tenderán a defender estos intereses por sobre las producciones nacionales (que no estén asociadas a ellos).

 

Es entonces que proponemos:

  • Una presencia de cine argentino en nuestras pantallas que refleje la madurez y el crecimiento del sector audiovisual argentino, que dé cuenta del esfuerzo estatal para producirlo y que esté a tono con su amplio reconocimiento internacional. Para esto solicitamos se instrumente una cuota de pantalla del 33,33%, como primera medida en torno al deseable 50%. Es decir que en el caso de las multi-salas deberán tener una cada tres dedicada al cine nacional y en el caso de los cines con una sola sala, cumplimentar los 4 meses calendario de exhibición de cine nacional.

  • Para el correcto cumplimiento de la cuota de pantalla, proponemos la conformación de un órgano de fiscalización estatal con la participación de las asociaciones de directores y cámaras de productores que tengan, además, la tarea de corroborar se cumpla la media de continuidad.

  • Para evitar la concentración del mercado y habilitar una democrática pluralidad de voces proponemos un tope de copias simultáneas con las que puede salir una película a las salas. Consideramos que una película puede, como máximo, ocupar ¼ de las pantallas ofrecidas. Al día de hoy hay 845 salas, es decir que una película podría salir en 211 pantallas simultáneamente.

  • Las salas que dependen del INCAA son una política en el sentido correcto, pero necesitan de una mejor instrumentación. En ese sentido proponemos:

    • Apertura de nuevos salas INCAA con entradas populares. En la Ciudad de Buenos Aires, en los distintos barrios, pudiendo trabajar mancomunadamente con el Gobierno de la Ciudad y las asociaciones vecinales de recuperación de cines existentes. En el conurbano bonaerense en los distritos que no existiesen, teniendo en cuenta su densidad demográfica. En las dos ciudades más grandes de cada provincia y en los pueblos que las Asociaciones audiovisuales regionales y las Secretarías de Cultura consideren pertinente.

    • Para los productores y realizadores nos es muy difícil poder planificar las proyecciones, recibir información sobre el público y, en definitiva, entender que dinámica tiene cada sala INCAA. Para esto consideramos necesario que los mismos tengan una gestión estatal que coordine su programación junto a las asociaciones de directores y cámaras de productores nacionales y con la participación de las organizaciones audiovisuales provinciales. A su vez, es necesario la realización de un protocolo de estreno que permita clarificar cuáles son las condiciones para los estrenos en todo el país.

    • Destinar fondos para que las salas INCAA puedan difundir su programación.

  • El cierre de salas de cine, especialmente durante los años ’90, ha significado una gran pérdida de espacios de exhibición. Creemos que, tomando el modelo francés, debe impulsarse una normativa de “ni un cine menos”: sala que cierra solo puede reutilizarse como sala cinematográfica. Del mismo modo, debe fomentarse la apertura de nuevas salas, apoyándose en las experiencias de centros culturales y salas de teatro en todo el país.

  • En la actualidad se dan muchos casos de productores que son, a su vez, distribuidores de sus propias películas. En esos casos, la película carece del apoyo que se le da a las distribuidoras. Creemos necesario que el INCAA autorice a los productores a recibir las ayudas 1598/2012 o la Nº 981/2013.

  • El Estado, principal productor de cine del país, no dedica espacios significativos de publicidad de su propia inversión cultural. Creemos que deben cederse espacios centrales de publicidad en la red de medios públicos para promocionar los estrenos. Contemplar la producción de un programa en la televisión pública que dedique su programación a los estrenos nacionales de la semana, como a construir la memoria del cine argentino.

  • Garantizar el cumplimiento efectivo de la cuota de pantalla de cine nacional en los canales públicos, privados y en los OTT.

  • Años de homogeneización en las pantallas repercuten en los gustos y elecciones del público, por eso el Estado debe fomentar la diversidad de miradas. Debe plantearse un programa decidido de formación cinematográfica en las distintas instituciones educativas de todos los niveles. Desde la inclusión del cine en las currículas secundarias y terciarias, promoviendo una lectura cosmopolita y heterogénea del mismo, hasta la organización de proyecciones de películas junto a sus realizadores.

  • Una de las grandes deudas para con la historia de nuestro cine era la creación de la Cinemateca, pedido compartido por distintas y diversas asociaciones. Ahora que se instrumentó su creación, proponemos que la misma tenga salas descentralizadas que tengan como función difundir nuestro patrimonio cinematográfico.